Google+ Seguidores Goticos

¡Seamos Más Seres De La Dulce Soledad Gotica! Unete

viernes, 27 de septiembre de 2013

Estoy sola.

Van pasando los días
y el sol se hará verano,
en las calles vacías
extiendo yo las manos,
sabiendo que están frías.
Fuego de amor apagado.

Con esta primavera
nacieron flores nuevas,
más heladas tardías
despojaron sin pena.
Una a una muy lento
se me fueron muriendo,
adiós ramo de ensueño.
Ya no tiene mi vida
un poco de alegría.

Van pasando los días
y me estoy desangrando,
lenta gota de pena
mi vena recorriendo.

Tan sola con mi llanto
que el viento va secando

El amor es un capricho.

Poniendo fe en el destino
me comencé a preguntar,
por qué no estás tú conmigo
por qué no te puedo amar.

Esto que siento por dentro
para ti no es amor,
es imposible no serlo
te lo dice el corazón.

El amor que yo sentía
no lo pude contener,
eso ya lo presentía
cuando te empecé a querer.

Sólo una cosa te pido
que no desprecies mi amor,
no lo dejes al olvido
no lo ignores, por favor.

Es posible con el tiempo
que se llegue a extinguir,
al no verte ni un momento
dejará de existir.

Yo le dije muchas veces
a mi pobre corazón,
que de ti se olvidará
que sería lo mejor.

Que echara todo al olvido
no perdería la razón,
sería ese un buen motivo
para olvidarte mi amor.

Pero el amor es ingrato
y no te deja olvidar,
y por más que trato y trato
mi amor se vuelve a avivar.

Más el amor no es eterno
como tú lo puedes ver,
y espero llegue el momento
que te deje de querer.

El amor es un capricho
que te nubla la razón
que te entume los sentidos
sin contar al corazón.

Antes de.

Antes que caiga la noche 
miraré por la ventana 
recordaré aquel primer beso 
y tu hermosa mirada.

Antes que caiga la noche 
recordaré aquel momento
que nos vimos nuevamente
y te diré lo que siento.

Antes que caiga la noche
abrazaré tu recuerdo
y mirando a las estrellas
confesaré que te quiero.

Antes que caiga la noche
cubriré con mis brazos tu cuello
te susurraré al odio
lo mucho que te deseo

Amor prohibido

En el bosque vivían duendes y hadas. Cada uno se dedicaba a lo suyo. Los duendes en proteger a las personas, tanto cuando ingresaban a él, como cuando estaban en sus casas. Las hadas por su parte endulzaban el aire, con sus bellas canciones y revoloteos brillantes sobre las flores y los árboles.


También estaban las hadas y duendes malos, que hacían conjuros para hacer el mal cuando eran invocados por personas que así lo quisieran. Un día el Hada Moira (que era de las buenas), revoloteaba entre las flores y los árboles; ella no sabía que Krull (un duende), la estaba espiando desde la base de un roble; y que había quedado embelesado al verla.


Los duendes tenían prohibido acercarse a las hadas. Krull intentó resistirse, pero su corazón latía cada vez con más fuerza al verla. Ya estaba por irse Moira, cuando Krull le silbó desde abajo del árbol.


-Hola, soy Krull, ¿y tú?- Ella al verlo se asustó, pero sintió dentro suyo algo especial. Le contestó: -Soy Moira-

El duende le pidió que bajara a la base del árbol. Moira recordó que no estaba permitido hacerlo. Pero igualmente, se acercó a él. Fue amor a primera vista, no lo podían creer. Estuvieron abrazados por largo tiempo, charlando como si se conocieran de otra vida.


De pronto desde lo alto cayó un rayo sobre ellos, proveniente de quién sabe que poder supremo, pues aquel amor era algo que no debía permitirse.

Ambos murieron abrazados, y con el tiempo al pie del árbol crecieron dos pequeños robles entrelazados.


Entre las hadas y los duendes se comentaba, que todos los años el mismo día de la muerte de Moira y Krull, los robles brillaban y emitían murmullos con palabras de amor.

miércoles, 25 de septiembre de 2013

Sueños falsos.

Te espero entre
las sombras de la noche 
para poder sentir 
la suavidad de tus labios 
que como el terciopelo 
acarician mis labios
perderme contigo
por ese mundo lleno
de estrellas en tu mirada
dejando que la luz de tu alma
me cubra con tu manto de plata
sin importar que al despertar
solo espinas encuentre en mi corazón
al saber que solo fue un sueño
que pude compartir a tu lado..

domingo, 15 de septiembre de 2013

Me sentí.

Que hermoso trato me dabas,
cuando entrabas a jugar,
si hasta me parece estar,
disfrutando todavía,
la caricia recibida, 
de tu zurda magistral. 

Me sentí bien protegida,
mientras estabas a mi lado,
eras cual noble soldado,
custodiando algo especial,
aquel que osaba robar,
tu trofeo más preciado,
quedaba desorientado,
por tanta genialidad.

Te vi saltar muchas veces,
con el puño levantado,
el corazón embriagado,
de tanta satisfacción,
ibas corriendo a un rincón,
a abrazar a tu compañero,
y a decirle al mundo entero,
señores eso fue gol.

Como olvidar esa tarde,
cuando jugando un mundial,
me invitaste a pasear,
y así empezó nuestro viaje,
te llenaste de coraje,
y por tanta sutileza,
la barba te dio una mano,
admirando tu grandeza.

Quisiera tener la dicha,
y que en tu última morada,
me lleve con vos atada,
camino a la eternidad,
para que me hagas rodar,
por el amplio firmamento,
y los ángeles contentos,
nos puedan ovacionar.

Aunque no quieras.

Aunque no lo quieras
pasarán los años
y siempre surgirá quien te haga daño. 
Se irán los hijos del nido materno
en pos de sus metas y superación.

Quedarás tranquila, en paz, sosegada,
es ley de la vida, es una lección.
Aunque no lo quieras quedarás muy sola
cuando se mueran tus seres queridos,
sentirás la ausencia, el vacío profundo,
y la soledad te tendrá afligida-
Aunque no lo quieras, sumarás el tiempo.

La carne marchita, el surco de arrugas,
probará en silencio que ya estamos viejos.
Aunque no lo quieras quedarás cesante
porque te ha llegado la jubilación
y habrá más espacios para tus labores,
para caminatas y la diversión.

Solamente Dios estará contigo
en las horas buenas y en la aflicción
y será tu escudo, tu norte y tu guía
mientras permanezca en tu corazón.

Y yo te digo.

Sabes cuánto te quiero,
cuánto te extraño, que mis ojos te echan de menos,
que olvidarte no puedo, que todo el tiempo te pienso...

Cierro mis ojos y apareces en mis sueños,
siento tus manos en mi piel, como si hablasen, 
y en susurros me dicen cuánto me deseas, cuánto me amas, que no quieres soltarme...

Y yo te digo, amor mío,
no me sueltes, que quiero sentirte, quiero tenerte,
quiero entregarte mi amor, y hasta la última de mis sonrisas...

Quiero abrazar tu cabeza en mi pecho,
acariciar tus cabellos y besar tu frente,
y esperar tranquilamente que te atrape el sueño,
y que el tiempo se detenga para siempre...

¿Son míos tus labios?, ¿son míos tus besos?...

Cuánto deseo que estés a mi lado
para decirte ¡que te amo!

Cuando Yo amo.

Cuando amo soy un estallido 
una furiosa tormenta 
de puro pensamiento e irracionalidad.
Cuando amo no hay límite conocido,
el sol no alumbra y el tiempo no cuenta,
el viento no sopla, el mundo se para
y ya no consigo distinguir la verdad.

Nunca vi mis emociones así,
atormentadas, confusas,
vagando impasibles y solitarias.
Cuando amo soy contradictoria,
soy fría, soy pasional,
se nota en la mirada.

Cuando amo persiste en la memoria,
no acierto nunca a demostrar,
no hacen falta lágrimas ni risas,
es intangible, tampoco necesito palabras.
Odio cuando amo, odio el deseo,
desprecio el cariño y la pasión.
Pero quizás lo ame

martes, 3 de septiembre de 2013

Maschera Carnevale Venezia

El carnaval de Venecia surge a partir de la tradición del año 1480-1700, en donde la nobleza se disfrazaba para salir a mezclarse con el pueblo. Desde entonces las máscaras son el elemento más importante del carnaval.
Los trajes que se ponen son característicos del siglo XVIII y abundan las maschera nobile, que es una careta blanca con ropaje de seda negra, o de oscuros colores y sombrero de tres puntas. Después de 1972 se han ido sumando otros colores a los trajes, aunque las máscaras siguen siendo en su mayoría blancas, plateadas y doradas.