Google+ Seguidores Goticos

¡Seamos Más Seres De La Dulce Soledad Gotica! Unete

viernes, 30 de agosto de 2013

Mi príncipe, eres tú

Una pequeñuela dicen que soy
una niña de muñecas y listones,
tierna, soñadora y llena de ilusiones.
Pero a esta niña le llegó un amor.

Le tocó el amor, su primer amor.
Llegaste tú, mi amado príncipe azul
el dueño de mi corazón, sólo tú,
la razón de mi llanto y mi dolor...

La vida en un segundo, a ti me unió
Dichoso momento, conocí el amor;
amargo instante, me arrastró al desamor,
desamor que partió a mi corazón...

Una mirada de ti me enamoró,
gélida brisa, mi cuerpo abrumó
Una sonrisa a mi vida iluminó,
ingenua e infantil, sólo te evadí.

Y es que en mis sueños ya no existen hadas,
ni príncipes, ni castillos encantados.
Porque serías tú el príncipe de mis sueños
y yo, la princesa de ti enamorada.

Todo el mundo en mi mente floreció,
el cielo, una dulce poesía me dedicó;
una estrella, sonriente me acompañó
sólo por un “te amo” que él pronunció.

En mis sueños mi príncipe llegó
de un temible dragón me liberó.
En una blanca carroza él me llevó
con palabras de amor me conquistó

Sublimes días de ensueño viví,
sólo tú la inspiración de mi existir.
¿Por qué con mis ilusiones terminaste?
¿Por qué sin despedida te marchaste?

¡Oh amado príncipe de mis sueños!
Esta princesa por tu amor ha llorado
Tus frases de amor ¿en dónde han quedado?
¿Por qué de mis sueños te has escapado?

¡Oh mi príncipe amado!

Niebla.

Hermosa niebla de bosque ¿dónde estabas?, todo este tiempo ¿dónde has vivido?… ¿de dónde has venido? ¿Cómo puedo saber que aún eres tú?… ¿Con quién hablo? Dame alguna señal… Alguna antigua sonrisa… Algún recordado gesto…

Por favor dime ¿qué eres tú? si eres… Déjame saber cómo sabían tus antiguos besos, déjame ver si aún saben a miel, déjame sentir tu calor, el calor de tus húmedos labios, el sentir de tus tibias manos, por favor déjame oler tu esencia efímera como el viento, difusa como las olas del mar, hermosa como la niebla del bosque, amada como tú nunca hubo…

En todos los reinos del hombre hermosa como tus jamás vivió en esta tierra… Por eso dime eres tú, a quien miro suave como sol de otoño, etérea como tu difusa como tú… Una hermosa niebla de bosque esa eres tú… Por eso se que… No estás, nunca estuviste es cierto estabas, pero, estabas difusa como la niebla, solo era un recuerdo plasmado en la penumbra, era el recuerdo de ella la hermosa mujer difusa y etérea como la hermosa niebla del bosque… Como el suave sol de otoño.

Sueños.

He soñado con los sueños, 
que soñamos en la mente. 
He quemado ya los leños, 
que mojamos de repente.

Y al sentir esta agonía; 
de sentirte a ti tan lejos,
de sentirte a ti tan fría.

He mirado lo pasado;
de la voz de tu sonrisa,
de lo mucho que te he amado,
del morir de nuestras vidas.

domingo, 25 de agosto de 2013

Erase una vez

¿Había una vez un Arlequín en otoño?, se murmuran por las calles que anda un arlequín locamente enamorada, feliz y desafiando al mundo; ¿Pero quien será?.
Ese loco personaje al mirarlo se enamoro de repente, dicen que fue a primera vista, pero cabe destacar que en ese momento no era un Arlequín; ¿Quién era ella?; nadie sabe solo se encerró en ese disfraz para poderse acercar. En ese desventurado pueblo comentan que cuando ella lo vio temió conocerlo, en aquel momento sintió miedo de abrazarlo, pero con el tiempo temió en quererlo y fue tan loco ese amor que nunca ella pudo descifrar que fue lo que él hizo para que ese loco bufón no lo dejara de ver y pensar en el miles de noches enteras.
Con el tiempo ella decidió conquistarlo, se disfrazo de aquel Arlequín enamorado, brincando por los techos de las casa, las personas pensaban que era el ZORRO; pero no, era ese Arlequín locamente enamorado. Ella brincaba noche anoche por los techos de las casas hasta llegar a la indicada, tocaba la puerta y dejaba presentes que aquel joven le gustaban, muchas noches dejo rosas y rojas, para demostrar la pasión que ella sentía por él, miles de partituras para que él las tocara en ese adorado piano, relojes para saber el tiempo de su vida, de esa locura; las frases de su vida, escritos, dedicatorias… No dejaba de mirar esa luna llena, tan llena de amor como estaba su corazón, dibujaba miles de notas en un pentagrama para que sean tocadas por el, haciendo que tal vez las estrellas las escuchen cuando ella las vea.
Durante noches hizo eso, mientras a él la duda lo mataba, lo agobiaba y lo perturbaba, pensó que teniendo una amada, ese loco arlequín de olvidaría de lo sucedido… Al tiempo ese joven encontró a su Cortejada, presentándola ante el mundo, mientras ese arlequín lo miraba desde lejos llorando, sola y triste. Ya las estrellas no brillaban como antes, ya la luna no sonreía con ese arlequín que la alegraba con sus locuras de otoño. Al tiempo era tanta la tristeza de ese arlequín que en el pueblo se empezó a rumorar sobre ella, ya no salía de su escondite, ya ni gracia tenia, se fue matando poco a poco por esa tristeza.
Al enterarse el joven, se arrepintió del daño causado, se dio cuenta que debió conocer a ese misterioso payaso, que era la fantasía con la que soñaba, las ganas de conocerla y destruir la intriga que lo abrumaba. Decidió buscarla, arriesgarse en ese misterioso sueño de otoño que lo siguió durante meses, sin pensarlo y sin esforzarse mucho la encontró en su tejado, decidió no hablar, la tomo de las manos, la beso en la mejilla, ella le respondió con el mismo gesto, un beso tierno y divertido… El la abraza y le quita el sombrero y con una toalla retira el maquillaje de su rostro, que escondía tanta belleza. Al quitárselo por completo se dio cuenta que era la chica tímida de la biblioteca, la que lo miraba a través de los libros, la ternura brotaba de su ser, y la belleza la rodeaba sin temer. Aprendió a ver más allá de un maquillaje, de las locuras de amor que el ser humano es capaz de hacer, entregar su tiempo a los más míseros y tontos detalles de un misterio. Y para culminar un beso a la luz de la luna llena; y esa luna llena de magia para aquel Arlequín loco de Otoño.

lunes, 19 de agosto de 2013

Entrelaza

Entrelazada en tus brazos de amor me quedo tranquila...
Buscándote te encuentro en un cofre lleno de tesoros...
Brillante aún mas que el oro y mas apreciado que el agua, tu amor me da la fuerza que se necesita para no caerse...
Retumban en 
mi alma tus palabras de aliento y amor verdadero...
Levantas mi rostro con tu hermosa mano para decirme cuanto me amas...
Contigo me siento completa y feliz, es como si al estar a tu lado nada me faltara...
Resplandece mi corazón de alegría como los imponentes rayos del sol radiante cada día...



Hola Seres De La Dulce Soledad Gotica...
Escribo esto para avisarle que estare por unos momentos ausente del blog, ya por los estudios y eso no me permitiran publicar
pero esperemos que si es posibles por las noches siga publicando algunoscuandos poemas...
Saludos a todos y recuerden que nuestra unica y verdadera compañera es la Soledad
Atte:
SashaP.

domingo, 11 de agosto de 2013

Animate.

Cuando sientes el peso de toda tu carga 
Cuando duele levantarte por las mañanas 
Cuando te encuentras cansado, cansado 
hasta el alma…

Toma un respiro y desganada,
baja del mundo y con calma
abrázate a tu familia
enumera a tus amigos,
y piensa en cuánto te aman…


Piensa por lo que sufres 
y recuerda lo que cargas,
ya sabes lo que se siente
ahora apréndelo y avanza…

Alégrate porque has vivido 
créeme a todos nos pasa,
nos duele el pasado inmediato 
lo presente nos desgarra, 
y el futuro nos espanta 
como vivirlo sin él,
ese ángel, que hoy te mata…

Recuerda, el riesgo siempre 
ahí estaba
tarde o temprano, 
el podría, usar de nuevo 
sus alas…

Pero no cierres el corazón
porque un día quizás llegue, 
ese alguien, otro ángel 
que ni esperabas…. 

Con la firme convicción, de 
el sólo arrancar sus alas,
pues ya no las necesita 
porque ha encontrado
su alma.

Corazón Roto

Un corazón roto que derrama la miel de tus labios;
que sufre en silencio cuando lo estás llamando,
que siente la nostalgia, cuando la vida se aleja,
cuando todo parece no tener sentido…

Este corazón que te busca sin encontrarte,
que te siente sin tocarte;
que se marcha sin avanzar,
que lucha sin saber porque…

Que los sueños construidos,
se han roto en el abismo de su ser;
que se han perdido en lo profundo del océano,
siendo una constante de su propio entendimiento…

Este corazón que busca avasallado,
la ternura de tus ojos,
de esa mirada cautivadora;
que me limita a no sentir miedo… a no sentir.

Un corazón que te piensa,
que te invita a su regazo;
que llora por no sentir tus brazos,
esos brazos que invitan a soñar…

Amor puro.

Suelo mirarte,
entre cortinas de humo,
me escondo de tu rostro,
rostro de estrellas,
rostro, que contiene los ojos,
más salvajes,
ojos donde mi barco naufragó.

Esos ojos que me hacen suspirar,
suspirar y volar;
a lo más alto del cielo.
Tomados de las manos,
volamos por el cielo,
a través de las estrellas;
nos juramos amor eterno.

Suelo mirarte,
y te miro callado,
callado eres mi anhelo,
anhelo abrazarte,
y mirarte a los ojos.

Tus ojos, infinitos,
tus ojos, el gran mar,
que en barco cuesta domar,
tus ojos, las grandes montañas,
inalcanzables, para mi alma.

Suelo mirarte,
y verte por largo tiempo,
un tiempo, que, ¡ha! Un día terminará.
Y suelo llorar pidiéndole a Dios,
que ese día no llegue.

Pues yo, suelo mirarte,
amarte en silencio,
donde nadie se da cuenta,
de mi amor puro y sincero

Pequeño cuento... Los dragones

Un joven rey era un valiente cazador que había matado ya todo tipo de bestias salvajes. Buscando nuevas emociones emprendió el largo camino que llevaba a la montaña de los dragones. Tuvo suerte: tras muchos días de inútiles búsquedas, oyó el inconfundible estruendo de las alas de un dragón. Era enorme, con cuerpo de serpiente y alas de murciélago, grandes como velas de un barco. Preparó rápidamente el arco, lanzó la flecha y lo mató; pero inmediatamente lo atacó otro dragón más pequeño, la esposa del dragón. Con una flecha certera también la mató. Pero, acto seguido, vio salir de una caverna las cabezas de cuatro dragones recién nacido, no más grandes que una lagartija corriente. El rey se arrepintió de haberlos dejado sin padres y, para remediarlo, los llevó a palacio y se encargó personalmente de criarlos y protegerlos. Los cuatro dragoncitos lo querían mucho y lo obedecían como perritos. Cuando salía, el rey los llevaba, aunque sembraba el terror entre sus súbditos. Poco a poco los acostumbró a dejarse poner los aparejos y dejarse cabalgar. Cuando iba de viaje, de caza o a la guerra, los cuatro dragones eran sus corceles. Un día la reina madre ordenó a su hijo que buscara esposa y él aceptó, con la condición de que la princesa consintiera en cabalgar a lomos de un dragón. Se mandaron cartas a todo el mundo, pero siempre oían la misma respuesta: "Su rey debe estar loco". Sólo una, más valiente que las otras, aceptó pasar la prueba y experimento el vuelo en los lomos del dragón, entre los brazos de su futuro marido. Se casaron y fueron muy felices.

miércoles, 7 de agosto de 2013

Bizarre Art

Como bizarro, también se adjetiva siguiendo el uso no normativo a aquellas obras de arte o diseño que no pueden catalogarse en ninguna de las escuelas o estilos tradicionales, que de alguna manera rompe los cánones estéticos tradicionales y vanguardistas.
En literatura, bizarro es un género "de culto", transgresivo y underground. La literatura bizarro reúne muchos estilos de escritura y sub-géneros, incluyendo el splatterpunk y el nuevo absurdismo. Algunos de sus autores son Baltazar Vate con su texto "Humo blanco Humo negro", Jeremy Robert Johnson, Carlton Mellick III, John Edward Lawson, Chris Genoa, Kenji Siratori., etc..
¿A quien no le gusta este arte?