Google+ Seguidores Goticos

¡Seamos Más Seres De La Dulce Soledad Gotica! Unete

martes, 28 de mayo de 2013

Edgar Allan Poe - Cuento

Fue hace muchos, muchos años
en un reino junto al mar
que viviò una doncella a quien quizàs conozcas 
por el nombre de Annabel Lee
y esta doncella vivìa ùnicamente para amarme y ser amada por mì.

Ella era una niña y yo era un niño
en este reino junto al mar
pero nos amàbamos con un amor que era màs que amor
yo y mi Annabel Lee
con un amor que los alados serafines del cielo
nos envidiaban a ella y a mì.

Y esta fue la razòn por la cual, hace mucho tiempo ya
en este reino junto al mar
un viento soplò una noche
congelando a mi Anabel Lee
y sus parientes vinieron
y la apartaron de mì
para encerrarla en un sepulcro
en este reino junto al mar.

Los àngeles, ni la mitad de felices que nosotros en el Cielo
nos envidiaban a ella y a mì
Sì! esa fue la razòn (como todos saben en este reino junto al mar)
por la cual el viento soplò desde una nube
congelando y matando a mi Annabel Lee.

Pero nuestro amor era mucho màs fuerte
que el de aquellos que eran mayores que nosotros
que el de aquellos màs sabios que nosotros
y ni los àngeles del Cielo
ni los demonios de las profundidades del ocèano
podràn jamàs separar a mi alma
del alma de la hermosa Annabel Lee.

Pues no hay una ocasiòn en que la luna brille sin traerme recuerdos de la hermosa Annabel Lee
y cada vez que las estrellas salen veo en ellas los fulgurantes ojos
de la hermosa Annabel Lee.
Y durante toda la noche, con la marea,
yazco al lado
de mi amada, mi amada, mi vida y mi novia
en su sepulcro allì junto al mar
en su tumba al lado del mar...